Conviértase en su mejor ejemplo, si su hijo lo ve comer de forma balanceada es más probable que se anime a hacerlo.


Foto Archivo

 

Es natural que los niños sean selectivos los alimentos o que un día elijan no comer mucho.

Para contrarrestar estas situaciones es importante formar hábitos nutricionales saludables.

Rechazar un alimento por su color o textura, perder el interés por algo que antes les encantaba comer o negarse a probar cosas nuevas, son algunos de los compartimientos comunes de los niños cuando adquieren cierta independencia y empiezan a ejercer control sobre lo que consumen.

Ante estas circunstancias es preciso formar hábitos alimenticios que les permitan descubrir la cara más agradable y nutritiva de las comidas.

El sitio web Familydoctor brinda algunos consejos:

Sirva las cantidades correctas, las porciones pequeñas le darán la oportunidad de repetir.

Corte los alimentos en formas creativas con moldes para galletas o cree figuras en los platos con todos los ingredientes.

Mientras realizan mercado deje participar a su hijo de la elección de los alimentos, así mismo, permita que colabore en la preparación, esto aumentará su curiosidad por la comida.

Conviértase en su mejor ejemplo, si su hijo lo ve comer de forma balanceada es más probable que se anime a hacerlo.

Establezca horarios regulares para las comidas y un lugar especial para su hijo en la mesa.

Tenga en cuenta Recurrir a los regaños, los castigos y las recompensas para alentar a su hijo a comer no es la solución, esto solo los indispone a adquirir buenos hábitos alimenticios.

Lo mejor es darle espacio para que sea él mismo quien identifique las señales de su cuerpo cuando tiene hambre, así recurrirá a los alimentos saludables.

 

Fuente Revistasaludcoomeva.co


Comparte esta nota en tus redes sociales: